LA CONCIENCIA DEL PROPIO VALOR 

La confianza en sí mismos más importante que los corredores pueden poseer no es la convicción de que vencerán o de que jamás se equivocarán, sino la seguridad de que ellos podrán corregir sus errores trabajando para ser mejores. Las más significativa autoeficacia para los corredores es: “La seguridad en sus capacidades para adquirir ambas cualidades físicas y psíquicas”. Es aquí donde surge una pregunta importante: ¿Cómo puede llegar un corredor a tener seguridad en sus capacidades? La respuesta es a través de la conciencia del propio valor. Este es un concepto psicológico fundamental que debe ser prioritario en la mente de los corredores y que el entrenador debe desarrollar con objeto de entrenarles con éxito.

Nada es más importante para cada uno de nosotros que la conciencia del propio valor, esto es, el conocimiento que tenemos de lo que valemos, el autoconcepto. Hacemos muchos esfuerzos para protegerlo. Los grandes entrenadores exaltan en los corredores la autoestima.

La seguridad en sí mismo es la expresión del propio valor, las primeras experiencias son vitales para el desarrollo de la autoestima en los jóvenes. Aquellos que tienen experiencias al inicio de éxito se vuelven más seguros en sí mismos, se sienten más valerosos y están más motivados para lograr perfeccionarse. Aquellos que tienen experiencias iniciales de fracaso se vuelven más inseguros y se sienten menos capaces.

Una óptima confianza no puede desarrollarse en corredores que tienen un concepto negativo del propio valor. Cuando encuentren corredores que no se estimen mucho, el entrenador debe ayudarles a desarrollar positivamente la percepción de su propio valor con el fin de favorecer el establecimiento de una óptima autoestima. Puede hacer tres cosas para ayudar a que los corredores desarrollen y mantengan una útil percepción del valor de sí mismos:

  • Enséñeles la técnica y la táctica del triatlón eficazmente, así es cómo los corredores desarrollan la capacidad necesaria para tener éxito.

  • Comuníqueles mensajes positivos sobre el valor que sus corredores tienen, independientemente de la ejecución que tengan en un momento determinado.

  • Ayúdeles a reconocer que la más importante fuente de seguridad en sí mismos no es la victoria, sino el conocer a fondo la propia capacidad de mejorar.

Armados de seguridad en la propia habilidad, los corredores no se intimidarán por el éxito de los adversarios, ni se incomodarán por su provisional derrota. El significado de una victoria inmediata o de una derrota tiene un peso adecuado con vistas a un objetivo a largo plazo. Verán probablemente una competición particular y su resultado como un test de evaluación del progreso en la consecución de su objetivo. Vencer en una competición no es el objetivo más importante, sino el mejorar.


MANUELA RODRÍGUEZ MAROTE

Publicado el 7 de Diciembre de 1993 en Meta2Mil

www.mentalidadganadora.es c/Felipe V, nº2-3 dcha Madrid 28013 | info@mentalidadganadora.es

javascript:return false;