LAS CARACTERÍSTICAS CLAVES DEL CORREDOR GANADOR (4ª)
 

Una de las claves que poseen los corredores ganadores para ofrecer una ejecución deportiva al máximo nivel consiste en el uso positivo de la adrenalina. Muchos deportistas, son llevados a creer que el nerviosismo previo a una acción es el resultado de la ansiedad y de una tensión negativa. Son numerosos los programas psicológicos de entrenamiento que enseñan a los deportistas a controlar y a suprimir esta ansiedad, de forma que puedan conseguir una ejecución de manera calmada y relajada. Básicamente, la utilización de tales técnicas de entrenamiento perjudica más que beneficia.

Muchos técnicos deportivos mantienen que los deportistas deben estar relajados para conseguir buenas ejecuciones. Esta creencia se basa en observar a los atletas de clase mundial durante la competición; aparentemente, los deportistas están calmados y relajados, y sus movimientos son fluidos y ágiles, con el ritmo justo. En base a esta observación, los técnicos han identificado la distensión como una habilidad primaria, que todos corredores en vías de desarrollo deben aprender. Se han escrito volúmenes, artículos en revistas y periódicos, en los cuales se explica a los deportistas y a los entrenadores cómo identificar la ansiedad y sustituirla por distensión. Superficialmente, el entrenamiento en la distensión parece ser una forma lógica de eliminar el miedo y conseguir una mejor ejecución durante la competición. Sin embargo, el efecto es justamente lo contrario, la prestación deportiva es débil y apagada. Cuando los técnicos observan a los deportistas de renombre internacional y ven sus movimientos que parecen relajados y calmados, sin esfuerzo, están viendo a un deportista bajo el efecto positivo de una descarga de adrenalina. Cuando éste comienza a anticipar positivamente una competición, empieza a sentir el efecto de la misma. Entonces la adrenalina empieza a lanzar sus efectos y el cuerpo exhibe los síntomas que median la ansiedad y el temor, como las mariposas en el estómago, la garganta seca, sudoración en la palma de las manos, etc,… Todo lo que está ocurriendo es que el cuerpo del corredor se está preparando de forma natural para la acción, y la adrenalina es necesaria que ésta sea brillante e inspirada. Si el deportista comprende lo que está ocurriendo fisiológicamente, está en actitud de aceptar sin temor los niveles elevados de adrenalina y los síntomas que la acompañan. Esta actitud es la señal positiva que el cerebro manda a los sentidos poniéndolos a punto. Acelera las respuestas del cuerpo y lubrifica las articulaciones y los músculos para una ejecución fluida y ágil. Los deportistas de categoría mundial comprenden la relación entre una anticipación positiva y el flujo de la adrenalina. Incluso muchos se preocuparían si no se pusieran nerviosos antes de una competición. El nerviosismo es la señal que indica que el cuerpo está preparado para la acción.

Si a un corredor se le enseña a suprimir la sensaciónde nerviosismo asociada al flujo de la adrenalina y una anticipación positiva ¿qué le sucederá a su ejecución? En primer lugar el corredor notará que se está poniendo cada vez más nervioso al mismo tiempo que empieza a dudar de sus posibilidades frente a sus adversarios. El corredor creerá pues, que tiene miedo al fracaso. La situación anímica cambiará de una anticipación positiva a un estado de temor. Volverá a su mente el recuerdo de pasados fracasos, y se establecerá una sensación negativa, de desconfianza. De esta forma, crece la descarga real de adrenalina junto con la sensación de ansiedad y la necesidad de suprimirla. En este punto, algunos técnicos han introducido en el entrenamiento métodos de relajación para superar la ansiedad y controlar la adrenalina. El corredor aprende cuando se le enseña a combatir la adrenalina y el temor hasta que está totalmente relajado, y de esta forma es imposible dar ejecuciones elevadas.

Se piensa erróneamente que la relajación es el método ideal para obtener el control de la tensión y dar el máximo rendimiento. Como resultado de este tipo de mentalidad equivocada, en general la ejecución termina plana y descolorida.

El punto esencial a recordar, es que cuando el corredor comienza a sentir el efecto de la adrenalina, debe aceptar esta sensación con una actitud positiva. Se le debe ayudar a comprender que su cuerpo se prepara para dar una ejecución elevada. Debe recordar situaciones pasadas cuando realizó una actuación destacada. Incluso si la descarga de adrenalina ha sido causada por un ataque de verdadero terror y ansiedad, esta táctica sirve para neutralizar el efecto negativo de la adrenalina y establecer un óptimo nivel de la misma en el organismo.

MANUELA RODRÍGUEZ MAROTE

Publicado el 24 de Octubre de 1995 en Meta2Mil 

www.planysport.es | info@planysport.es

javascript:return false;